¿El chocolate blanco es realmente chocolate?

Conoce las diferencias que tiene con el chocolate negro.

El chocolate blanco es un dulce formado por leche, manteca de cacao y azúcar. La manteca de cacao es una grasa de origen vegetal con un punto de fusión lo suficientemente elevado para mantenerla sólida a temperatura ambiente, esta cualidad hace posible que se pueda fabricar el chocolate blanco.

Por norma se compone de un 20% de manteca de cacao, un 14% de sólidos lácteos, un 3.5 % de grasa láctea y aproximadamente un 55% de azúcar u otros edulcorantes. Es importante aclarar que no lleva entre sus componentes sólidos del cacao.

La marca Nestlé lo hizo mundialmente famosos cuando comenzó a comercializarlo a mediados del siglo pasado, con sus conocidas barritas Galak o Milkybar. Este nuevo sabor fue un éxito entre los amantes del chocolate.

Pero, ¿se le puede considerar chocolate? TÉCNICAMENTE NO, en realidad es un derivado o subproducto del mismo ya que no contiene pasta de cacao. Además es mucho más rico en azúcares y grasas. Por otro lado, en términos de salud nunca tendrá las propiedades beneficiosas al cuerpo que tiene el cacao puro. Aun así, es rico en calcio, pues posee gran cantidad de lácteos, y tiene más porcentaje de vitamina A.

EL CHOCOLATE BLANCO SIEMPRE ES DULCE, MIENTRAS QUE EL CHOCOLATE NORMAL ES MÁS O MENOS AMARGO EN FUNCIÓN DE LA PROPORCIÓN DE CACAO.

Cabe destacar que los chocolates blancos de mala calidad suelen ser de tonalidad blanca y no de color marfil. Esto se debe a que algunos fabricantes sustituyen la manteca de cacao, que le da ese tono más ocre, por otras grasas vegetales y animales que son más baratas. Por lo que fíjate muy bien en su color antes de consumirlo.

El chocolate blanco es un alimento muy rico que contiene diferentes compuestos al chocolate negro, y está formado, principalmente, por leche, manteca de cacao y azúcar. Es por estos ingredientes que su color es blanco y el sabor es algo diferente al chocolate negro y al que lleva leche.

Beneficios del chocolate blanco

Aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales, tales como vitamina A, hierro, potasio, magnesio y zinc. Y especialmente calcio, puesto que 100 gramos de chocolate blanco contienen 270 miligramos de calcio. También tiene grasas buenas, por lo que si se consume en cantidades adecuadas, siempre con moderación, protege al organismo.

Bueno para el crecimiento de los huesos

Gracias a su cantidad en calcio, este alimento es excelente para el desarrollo de los huesos y protege a aquellas personas que tienen riesgo de sufrir enfermedades óseas.

Máxima energía

Su gran aporte en vitaminas y minerales hace que sea bueno para dotarnos de energía. Va bien para aquellas personas que hacen deporte.

Una clara alternativa

El chocolate blanco suele ser consumido por personas que no pueden comer negro.

Versatilidad en la cocina

Es un alimento fuertemente versátil que se utiliza en la cocina, especialmente en repostería para ofrecer ricos pasteles, bombones y otras especialidades.

Fuente: La redacción

En tus tiendas Lecaroz, sabemos la importancia del sabor y la calidad de los ingredientes con el que elaboramos los alimentos de tu preferencia. Visita tu tienda más cercana y descubre el mundo de sabores que te esperan en nuestros ricos pasteles y postres que con alegría y dedicación preparamos para ti y tu familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *